Conducir una moto con lluvia: Consejos y técnicas

Las condiciones climatológicas son uno de los factores a tener en cuenta cuando conducimos cualquier tipo de transporte, ya sea sobre dos o cuatro ruedas siempre es aconsejable echar un vistazo a la previsión meteorológica ayer de originarse y especialmente cuando vamos a hacer un delirio derrochador. Teniendo en cuenta esto, es poco obvio que los más vulnerables a una climatología adversa son las motocicletas, especialmente si hablamos de la tempestad, y por eso hoy queremos repasar una serie de consejos y técnicas básicas que nos pueden ayudar a evitar un buen susto en la carretera.

Conducir tu moto con tempestad

Los fabricantes de motocicletas y diversas compañías tecnológicas llevan primaveras trabajando duro para mejorar la seguridad sobre las dos ruedas, por eso en los últimos primaveras el infraestructura de serie ha aumentado para incluir diferentes sistemas como los frenos ABS o el control de tracción. Aunque quizás el que más nos ha llamado la atención es el chorro a presión diseñado por Bosch que podría salvarnos de más de una caída, valentísimo para cuando el firme está levemente mojado o resbaladizo.

Conduciendo una moto bajo la lluvia

Conducir cualquier tipo de motocicleta o motocicleta bajo la tempestad dificulta considerablemente nuestro manejo, pero adicionalmente exige aumentar con los reflejos y extremar la precaución para no zanjar por los suelos. Un coche tiene mucha más estabilidad al contar con más puntos de apoyo sobre el asfalto, pero en el caso de las dos ruedas la cosa se complica, a lo que hay que sumar lo incómodo que es conducir bajo la tempestad aunque vayamos acertadamente equipados.

Otro de los factores que se ven afectados en estas condiciones es la visibilidad, no es lo mismo conducir en un día soleado que bajo una tormenta y todo eso afecta directamente a nuestra forma conducción y a las reacciones que tenemos.

Motos y lluvia: consejos y técnicas

Pero ayer de originarse en un día riguroso debemos tener en cuenta una serie de consejos y prácticas para aumentar nuestra seguridad:

  • Revisar el seguro: Puede parecer una tontería, pero es esencial tener nuestra póliza al día para evitar cualquier susto una vez salgamos a la carretera, más aún cuando las probabilidades de sufrir un incidente son mayores.
  • Comprobar las luces: La mayoría de los accidentes que sufren las motocicletas en ciudad es por la desliz de visibilidad al hacer una maniobra, por ello es vitalista comprobar todas las luces delanteras y traseras, así como las de freno. Si somos visibles para nuestro entorno es más difícil sufrir una colisión o un impacto de otros vehículos.
  • Comprobar el estado y presión de los neumáticos: Es nuestro punto de contacto con el asfalto, y por ello es uno de los principios más importantes de nuestra moto. El nivel de presión debe estar en el interior de los títulos señalados por el fabricante, pero siempre es recomendable aumentar estos niveles hasta los más altos recomendados.
  • Revisar la visera del casco: El buen estado del casco es fundamental para la seguridad del motorista en la carretera, pero no solo esto, sino que condicionará nuestra visibilidad en todo momento. El estado de la visera es fundamental para ver correctamente todo lo que sucede a nuestro en torno a, y si no está en buen estado puede restarnos visibilidad y afectar a nuestra conducción.
  • Una vestimenta correcta: Es imprescindible transigir ropa impermeable, desde guantes, botas, chaqueta y pantalón, o en el caso contrario transigir siempre un buen chubasquero a mano. Evita las prendas de cuero, así como las de plástico para las manos y los pies, ya que pueden producir resbalos en el manillar o en las estriberas.
  • Lleva siempre unos guantes extra: En el caso de que tus guantes se mojen pueden dificultar seriamente el frenado, por eso es recomendable transigir siempre otro par de guantes para este tipo de situaciones.
  • Revisar acertadamente los frenos, lubrificación y cacharros: En épocas en las que la meteorología se complica es esencia tener nuestra motocicleta a punto en todos los aspectos, especialmente si hablamos de los frenos, que están más expuestos a la corrosión que otros principios.
Leer  ‘Cómo defender a un asesino’: 10 secretos tras las cámaras de la serie

Consejos y técnicas para conducir la moto con tempestad

Una vez hemos repasado y comprobado todos estos puntos es el momento de ponernos en marcha, siempre habiendo comprobado con prioridad la previsión meteorológica para el día. Conducir bajo la tempestad exige, como todo, mucho sentido popular, y por ello no pienses que los siguientes consejos van a ser dignos de profesionales del motociclismo, están basados en el más popular de los sentidos. En primer área, calma y suavidad, poco que puede parecer una obviedad pero que es vitalista tener en la mente cuando circulamos en estas condiciones.

Con la diferencia de temperatura entre el foráneo y el interior del casco podemos mancillar la visera, lo que se traducirá en una pérdida instantánea de visión, para evitar esto deja libre levemente la visera o recurre a accesorios como los «pinlock«.

Otro de los consejos a seguir es el de ceñir la velocidad y adaptarla a las condiciones que te rodean, pero frente a todo conocer acertadamente el estado del asfalto y evitar superficies resbalizadas como pasos de cebra o señales pintadas en el suelo. Una ligera calabobos puede transportar muchos más peligros que un aguacero, y es que la primera crea una ligera capa húmeda sobre el asfalto que convierte el ámbito en una auténtica pista de patinaje.

Con lluvia la adherencia de la moto se reduce hasta 50%

Con tempestad nuestra añadidura se reduce hasta en un 50% y nuestra conducción debe reflectar esa desliz de agarre. Es por eso que nuestra posición sobre la moto es otro de los factores a tener a cuenta, especialmente cuando circulamos por una zona de curvas. Una buena posición puede evitar muchos accidentes, por ello debemos evitar inclinar mucho la motocicleta y movernos nosotros, es proponer, inclinar nuestro cuerpo en dirección a el interior de la curva para darle menos trabajo a los neumáticos. Siempre con movimiento suaves y evitando posturas acrobáticas.

No uses el carril central, circulando por él es más probable que encuentres aceites de otros vehículos que pueden convertir el asfalto en una superficie deslizante y peligrosa.

En una curva, adicionalmente de tener en cuenta nuestra posición igualmente debemos tener en mente la trazada y así dibujar una trayectoria lo más abierta posible. En esta trayectoria podemos encontrar diferentes obstáculos que reducirán considerablemente el agarre, por eso igualmente evitaremos en todo momento los baches o rotos en el firme, así como superficies pintadas o cambios bruscos de asfalto. La velocidad debe adaptarse a la trayectoria elegida, y como hemos dicho anteriormente con suavidad y una posición correcta.

Leer  Abrir Símbolos del sistema como Administrador en Windows 10

Hay que tomar las curvas de forma más suave

El temido sorpresa ‘aquaplaning puede ser uno de nuestros mayores enemigos cuando se forman bolsas de agua o en zonas inundadas, especialmente porque a primera pinta no podemos anticipar su profundidad o si esconde otros obstáculos como alcantarillas o baches. Por eso es muy importante atravesarlos a una velocidad constante y con la motocicleta en enhiesto, pero sobre todo nunca tocar el freno, ya que si lo hacemos lo más seguro será zanjar por los suelos.

Otro de los consejos más recurrentes en este tipo de situaciones es persistir la observación lo más allá posible, asiduamente nos centramos en la rueda delantera y como consecuencia directa perdemos un gran campo de visión, lo que puede tener un sorpresa nefasto. Al reanimar la pinta abarcamos una superficie mucho decano y podemos anticiparnos a otros accidentes, maniobras bruscas o frenadas de otros vehículos o baches en el firme que puedan desestabilizarnos.

Con lluvia, hay que jugar más con el freno delantero y trasero

La frenada igualmente se ve afectada de forma drástica en condiciones de tempestad, por eso debemos primero pisar el freno trasero suavemente, y acto seguido hacerlo con el freno punta. De esta forma estaremos evitando pérdidas de agarre y bloqueos que provocarían una peligrosa caída. Como hemos señalado anteriormente evita frenar con bolsas de agua o en curvas, debemos anticiparnos a cada letra y adecuar nuestra velocidad a cada situación. Lo ideal es contar con sistemas como el ABS en la frenada, pero como ya os explicamos no todas las motos lo equipan por diferentes motivos.

Cuando lleguamos a destino

Y ya por extremo… mustiarse la moto cuando llegamos a nuestro destino, especialmente las partes más sensibles. Podemos hacerlo con un trapo seco o una toalla sucia, lo más importante es proteger las zonas más expuestas a la tempestad como los discos, el manillar o la cautiverio. Siquiera debemos olvidarnos de engrasar esta cuando se haya secado demasiado.

Leer  Cómo Ganar Amigos e Influir sobre las Personas (Dale Carnegie)

Disfruta de tu moto aunque llueva

Con todo esto disfrutaremos de una conducción más segura y valioso sobre las dos ruedas, aunque como hemos dicho al principio el principal consejo será siempre el sentido popular, aunque a veces sea el menos popular de los sentidos.

Tu es en train de regarder: Conducir una moto con lluvia: Consejos y técnicas

Sitio web:https://hollywoodridesabike.com
Categoría: cómo

Leave a Reply