Los 10 síntomas del embarazo más comunes en las primeras semanas

Síntomas del embarazo

Asimilar si estás preñada o no cuanto ayer, es básico para que comiences los cuidados y tomes las precauciones necesarias, teniendo en cuenta que los primeros síntomas del embarazo suelen aparecer a posteriori de aproximadamente tres semanas tras la fecundación y pueden variar mucho de una mujer a otra.

En este artículo te los explicamos todos detalladamente para que reconozcas los síntomas del embarazo y no te quede ninguna duda de si aquello que le está ocurriendo a tu cuerpo es una señal que te indica que estás esperando un bebé.

1. ¿Sufres sangrados leves o ha aumentado tu flujo vaginal?

Uno de los síntomas del embarazo más claro es la desidia de la regla, aunque suele ser frecuente que en las primeras semanas de preparación las mujeres experimentemos leves sangrados vaginales en determinados momentos del día. Son mucho menos abundantes y continuos que los que se dan en una regla regular, ya que sólo suelen durar de uno a dos días.

1 de cada 5 mujeres embarazadas experimenta estos sangrados las primeras semanas de preparación y no tienen por qué ser malos para el bebé, ya que pese a que se desconocen las causas a ciencia cierta, lo regular es que se deban a que sigas teniendo tu ciclo menstrual (sangría intermenstrual) aunque las hormonas del embarazo se hayan sobrepuesto, o lo que se conoce como sangría de implantación, es asegurar, el sangría que se produce oportuno a que el óvulo ya fecundado se ha implantado en el seno (este es menos frecuente que el primero). Otra de las causas de estos sangrados durante el embarazo puede ser que exista una infección vaginal o del cuello del seno, por lo que si los estás experimentando lo más recomendable es que hagas una turista a tu médico para quedarte tranquila y asegurarte de que todo va aceptablemente.

2. ¿Te duelen los pechos y han variado un poco su apariencia?

Este otro de los síntomas del embarazo que suelen padecer casi todas las mujeres embarazadas, ya que las mamas son una de las partes de nuestro cuerpo que sufre más cambios durante la preparación, oportuno a que se están preparando para su cometido: proporcionar al bebé cuando nazca.

Es regular que durante las primeras semanas de embarazo te duela el pecho, se vuelva más sensible e incluso aumente un poco su tamaño. Esto se debe a que crece la potingue en tus mamas así como el tamaño de los lóbulos, que es donde se producirá y almacenará la lactosa materna durante la lactación. Como consecuencia de que aumenta la masa del pecho, las venas empezarán a notarse un poco más porque incrementa la demanda de linaje en esta zona. Los pezones se vuelven hipersensibles y las

areolas de estos se pigmentan más y aumentan el tamaño de su circunferencia, todo oportuno a que el pecho se está preparando para proporcionar al bebé.

Lo regular es que el dolor y la tensión mamaria vaya cesando con el paso de los días y que a mediados del segundo trimestre desaparezca por completo, pero si quieres velar un poco el malestar durante las primeras semanas, con un sujetador adecuado a las nuevas dimensiones de tu pecho conseguirás calmar el dolor.

Leer  Preguntas frecuentes en el primer trimestre de embarazo (I)

3. ¿Tienes basca o vómitos?

Es frecuente que las mujeres embarazadas, sobre todo durante los primeros meses, experimenten basca matutinas llegando incluso a revelar en algunas ocasiones, sintiéndose aceptablemente a los pocos minutos. Aproximadamente el 60% de las embarazadas las padecen en las primeras semanas y suelen aparecer cuando se encuentran recién levantadas.

Si es tu caso no debes preocuparte, ya que las basca y los vómitos son debidos a que tu cuerpo está experimentando notables cambios hormonales. Desde los primeros días de preparación la producción de la hormona gonadotropina coriónica aumenta, una hormona producida por la placenta que todavía actúa sobre el centro de las basca (que se encuentra en el cerebro) y hace que sean más frecuentes.

Lo regular es que estas molestas basca desaparezcan en torno a la semana número 13, que es cuando la producción de esta hormona comienza a disminuir y las ganas de revelar se vuelven cada vez menos frecuentes.

4. ¿Sufres de constipado?

Si has notado que tu frecuencia de ir al wáter ha variado considerablemente y vas proporcionado menos de lo que solías asiduamente, es posible que se deba a que estás preñada si este engendro se encuentra unido a otros de los síntomas del embarazo que aparecen en este post.

Algunas mujeres embarazadas suelen sufrir de constipado oportuno a que el aumento de la progesterona que se produce durante la preparación, hace que se ralentice el proceso digestivo y la movilidad intestinal. Sin incautación, podrás solucionar este problema fácilmente con una dieta adecuada rica en fibra en la que comas mucha verdura, fruta y cereales, teniendo en cuenta todavía que tomar mucha agua es una de las cosas más importantes para combatir el constipado. Hacer gimnasia suave que favorezca el tránsito intestinal (como por ejemplo salir a caminar) y establecer una rutina de horarios para ir al baño, todavía pueden ser buenos remedios para frenar el constipado durante el embarazo.

5. ¿Sientes más ahogo o tienes más sueño del habitual?

Es frecuente que durante el primer trimestre del embarazo aumenten tus ganas de adormilarse, ya que tus niveles de testosterona se han triplicado y esto hace que tengas más sueño del habitual.

Encima, tu cuerpo empezará a funcionar al mayor oportuno a que, por ejemplo, se empieza a producir más linaje para satisfacer la demanda de nutrientes de tu bebé o se necesita más energía para formar sus órganos principales durante los primeros meses. Es por esto que es regular que te sientas más fatigada que de costumbre y, como consecuencia, necesites adormilarse y descansar más. ¡Hazle caso a tu cuerpo y dale aquello que necesita! Y es que este es el mejor remedio para este frecuente huella del embarazo en las mujeres embarazadas.

6. ¿Tus ganas de ir al baño a orinar han aumentado?

Si las últimas semanas has notado que vas más al baño a orinar que asiduamente, y la sensación de carecer orinar es más frecuente, podrías estar preñada ya que las mujeres en estado de preparación, durante las primeras semanas, suelen padecer este engendro, sin duda es otro de los claros síntomas del embarazo. Esto se debe a que la linaje fluye más rápido por los riñones oportuno a los cambios hormonales, por lo que la vejiga se llena más rápidamente y necesitas ir al baño con más frecuencia. Otra de las causas es que como durante el embarazo la producción de linaje aumenta hasta en un 50%, los riñones se ven obligados a procesar mucho más licor, el cual va a detener a la vejiga.

Leer  Diarrea en el embarazo: causas y soluciones

En dirección a el segundo trimestre notarás que esta menester frecuente de orinar desaparece un poco, ya que es el momento en el que el seno sube por encima de la pelvis. Sin incautación, muchas mujeres afirman no poseer notado este cambio porque cada cuerpo es diferente y tiene unas reacciones y deyección diferentes.

7. ¿Te has mareado en unas cuantas ocasiones sin motivo manifiesto?

Los mareos y vértigos son otro de los síntomas del embarazo más comunes en los primeros meses del embarazo, por lo que si son situaciones que no sueles sufrir asiduamente y hace poco las has tenido en ciertas ocasiones, es recomendable que acudas a tu médico.

Durante la preparación, especialmente en las primeras semanas, son frecuentes estos vértigos oportuno a la pérdida presión arterial normal. Esto es así porque tus vasos sanguíneos se han ensanchado y relajado para permitir un decano flujo de la linaje en torno a el bebé y ,como consecuencia, hay un decano retraso del retorno de la linaje a tus venas. Este engendro se une a la ahogo y cansancio normal de tu organismo, ya que se encuentra funcionando a pleno rendimiento para satisfacer las deyección del bebé.

Lo mejor que puedes hacer cuando te sientas mareada es tumbarte durante unos minutos y descansar hasta que desaparezca la sensación de vahído, aunque todavía existe un complemento alimenticio llamado ácido fólico que ayuda al organismo a combatir la ahogo y te podría resultar de gran utilidad.

8. ¿Te duele la capital más que ayer?

El dolor de capital, pese a que es otro de los claros síntomas del embarazo en muchas mujeres, sobre todo durante los períodos en los que tenemos la regla, es poco que aparece con más frecuencia en las embarazadas durante las primeras semanas.

Los motivos son principalmente por la tensión, que hace que sientas una presión en la capital, así como por los cambios hormonales tan bruscos que se están produciendo en tu cuerpo durante los primeros días de preparación. Otras posibles causas son el cansancio generalizado, la desidia de sueño, las alergias varias, el estrés, el penuria o la deshidratación.

Si los dolores de capital son frecuentes y molestos lo mejor es que acudas a tu médico para que te recete algún medicamento adecuado a tu estado, sin incautación lo regular es que estas cefaleas

Leer  Natti Natasha ya es mamá. Nace Isabelle, su primogénita con Raphy Pina

desaparezcan a posteriori del primer trimestre, cuando las hormonas ya se han estabilizado y el cuerpo se acostumbra a la nueva situación.

9. ¿Has experimentado variaciones en tu humor?

Como habrás podido observar, la mayoría de los síntomas son debidos a los cambios hormonales en tu cuerpo durante el primer trimestre de preparación, siendo las variaciones del humor una consecuencia directa todavía de este engendro.

Si en cuestión de minutos pasas de la alegría a la tristeza o de la risa al lloro, no debes preocuparte ya que es poco muy global en las embarazadas, sobre todo al principio del período. Todas las hormonas del embarazo (oxitocina, estrógenos, progesterona, prolactina y hCG) lo que hacen es preparar al cuerpo de la mujer para la maternidad y son las responsables de los altibajos en el humor a lo espacioso del día. Hasta que el cuerpo se adapte a la nueva situación, es regular que sufras estos cambios.

Tomar sano, rodearse de personas que te apoyen e informarte sobre el funcionamiento de tu cuerpo durante el embarazo, son cosas que te ayudarán a aceptar más rápidamente la nueva situación y te aportarán más estabilidad emocional en este período.

10. ¿Han aumentado tus ganas de yantar?

Durante el período de preparación aumenta la menester energética de tu cuerpo, por lo que es completamente regular que tengas más penuria de la habitual. Este huella, unido a otros como por ejemplo el retraso del período o los cambios de humor, puede ser un claro indicador de que estás preñada.

Estas ganas repentinas de yantar o “antojos” son más frecuentes durante el primer trimestre, cuando los cambios hormonales son más grandes y tu cuerpo aún no se ha acostumbrado a ellos. Pese a que se recomienda que durante la preparación tienes que escuchar a tu cuerpo y darle aquello que necesita, en lo referente a los antojos y al penuria voraz, lo más recomendable es yantar de una forma sana y controlada ya que esto será lo mejor para tu bebé.

Si has contestado a la mayoría de las preguntas con un SÍ, es muy probable que estés preñada, por lo que te recomendamos que visites a tu tocólogo o ginecóloga cuanto ayer y comiences así con los cuidados y precauciones que debe sobrellevar a término una mujer preñada, para que todo vaya aceptablemente durante el período de preparación de tu bebé.

Sin incautación, cerca de destacar que los síntomas durante las primeras semanas del embarazo pueden ser muy diferentes en una mujer o en otra y, en ocasiones, se parecen muchísimo a las molestias y sensaciones que tenemos las mujeres los días anteriores a que nos venga la regla, por lo que la turista al médico siempre será el punto determinante para enterarse si estás preñada o no. ¡Mucha suerte y lozanía!

Tu es en train de regarder: Los 10 síntomas del embarazo más comunes en las primeras semanas

Website :(*10*)
Categoría: el-embarazo

Leave a Reply