Receta de albóndigas en salsa

Cómo hacer albóndigas caseras de carne en salsa.

Esta prescripción siempre me han recordado a mis tiempos de inmaduro, a prescripción de casa de mi superiora. Una de esas comidas que triunfan cuando eres pequeño y que le pides a tu superiora día sí y día además. Esta prescripción de albóndigas a la cazuela o en salsa es la que me enseño mi abuela Lucrecia, que está tal cuál, sin variaciones, esta prescripción es perfecta tal cual.

Así que hoy cocinaremos unas albóndigas de carne picada en una salsa de verduras, de las cosillas que daba el huerto y un poco de caldo blanco de casa, pero en el que podéis invertir un buen caldo blanco, el que más os guste.

En algunos sitios además llamadas albóndigas a la jardinera, por la cantidad de verduras y hortalizas que llevan. Su sabor es intenso, mezcla de todos los expresiones de como hacía mi abuela las albóndigas y como toda la grupo compartía la cazuela, yo siempre pillaba 4 albóndigas y un montón de patatas fritas.

Encima siempre es un buen entretenimiento que requiere de poco de maña pero comerlas es más divertido y, sobre todo, más sustancioso. Internamente de las recetas de albóndigas hay 2 tipos que casi todo el mundo ha probado, las albóndigas con tomate y estas albóndigas en salsa. Para estas albóndigas de carne siempre me gusta mezclar carne al 50%, carne de asqueroso y de bovino (ternera). Incluso estarían increíbles con albóndigas con pollo y o correctamente sólo asqueroso.

Os dejo con esta comida casera sin mucha complicación, una forma de engullir carne y verdura de forma sana y muy buena, es un plato único que queda de fasto. Los más peques y no tan peques les encantará, y si éstas verduras no te gustan podrás cambiarlas por las de tu opción, espero que os animéis con ellas.

Cómo preparar las albóndigas y la saco de la salsa de verduras

  1. Preparamos la salsa. Lavamos y picamos en dados muy pequeños la cebolla. Laminamos el diente de ajo en una puchero disminución. Añadimos un chorro de grasa de oliva inexplorado y ponemos a pochar la cebolla y el ajo.
  2. Lavamos y cortamos en trocitos las zanahorias y el pimiento rojo. Cuando la cebolla haya pochado, añadimos el resto de ingredientes y rehogamos. Salpimentamos al complacencia.
  3. Añadimos una cucharada pequeña de harina a la cazuela y tuesta la harina durante un minuto removiendo correctamente. Dejamos que los ingredientes suelten todo el fluido durante unos 5 minutos. Cuando haya escaso vertemos el caldo blanco y dejamos que se cocinen a fuego muy bajo. Este proceso necesitará unos 15 minutos aproximadamente, así la zanahoria quedará en su punto con el resto de verduras.
  4. Mientras se hace la verdura preparamos la mezcla de las albóndigas. Vamos a hacer las pelotas de carne, que todas salgan más o menos igual. Salpimentamos la carne picada, tanto la de ternera como la de asqueroso en un cuenco ancho.
  5. Rompemos los 2 huevos y los añadimos pegado con la nuez moscada, el perejil fresco (o si no tenemos seco), las rebanadas de pan sin la corteza que previamente hemos remojado en cuajada durante unos minutos. Dejamos que repose la mezcla.
  6. Vamos a cocer unos minutos la cebolla y el ajo. De esta forma conseguiremos que la cebolla se reblandezca y que nuestras albóndigas queden con una textura homogénea. Encima reduciremos sutilmente la fuerza del ajo y la cebolla dando más suavidad a la mezcla de las albóndigas.
Leer  las reglas del juego para principiantes

Preparación y forma de las albóndigas

  1. Picamos los 2 dientes de ajo muy picaditos (sin el brote interior o tronco para que no repita) y la cebolla en trocitos pequeños. Ponemos agua a calentar y cuando hierva añadimos la cebolla y el ajo. Dejamos cocer durante 2 minutos
  2. Escurrimos y enfriamos con agua fría, ayer de añadir a la mezcla susodicho. En cuanto veamos que está correctamente de temperatura mezclamos con la carne.
  3. Removemos todo correctamente con las manos hasta que se mezclen los ingredientes. Tapamos con film transparente y dejamos reposa una hora en la frigorífico. Pasado el tiempo de reposo sacamos la carne de la frigorífico. Esta será la saco de nuestras futuras albóndigas. Sin miedo empezamos a trabajar la masa haciendo pequeñas (o grandes, eso al complacencia) pelotas que luego pasaremos por harina.
  4. Para ello, ponemos harina en un plato. Con una cuchara, te ayudas para coger un poco de carne picada que bolearás con las manos. Da una primera pasada, dejando la primera almóndiga redondita. Las pasas por la harina del plato, la boleas un poco más y la dejas en otro plato íntegro, y así sucesivamente.

Fritura y cocción con la salsa. Presentación de las albóndigas en salsa o la jardinera

  1. Las dejamos en un plato a la prórroga de la paila. Las sacudimos un poco para retirar el exceso de harina. Freímos en grasa de oliva inexplorado extra correctamente caliente, unos tres minutos son suficientes. Reservamos.
  2. Añadimos las albóndigas a la cazuela, el azafrán y el corona. Cuando el caldo haya escaso un poco añadimos el caldo de pollo caliente y los guisantes, dejamos al fuego 10 minutos. Si vemos que la salsa se queda muy espesa rectificamos con agua (siempre caliente para no cortar la cocción). Cuando la salsa esté serie probamos de sal. Rectificamos si es necesario.
  3. Dejamos que reposen unos 5 minutos mientras freímos las patatas con el tipo de corte que más te guste. Las servimos calentitas tal cual, un gran plato único.
Leer  Ustedes se preguntarán cómo he llegado hasta aquí - Ustedes se preguntaran como he llegado hasta aqui

Si no queréis acompañarlas con patatas un buen puré de patatas es una opción. Otra alternativa es hacer un arroz blanco como albarda, el arroz blanco es valentísimo para mezclar con la salsa de las albóndigas. Sin darte cuenta te has montado una comida estupenda ¡A disfrutar!

Podéis ver todas las fotos del paso a paso de esta prescripción de albóndigas en salsa en este elepé. No perdáis detalle y os saldrán perfectas.

Galería de la receta

Consejos para unas albóndigas en salsa perfectas

Hay cientos de preparaciones, cada una con sus truquitos. Los resultados finales son similares a los de las tortillas de patatas o las croquetas de cada casa, no hay dos iguales. Aquí tenéis algunos consejos para, incluso mejorar esta prescripción.

  • En el proceso de elaborar la saco de la carne. Si vieras que no has chupado correctamente el pan que has remojado en cuajada y que la mezcla no te queda correctamente ligada es porque hay humedad de sobra. Puedes añadir un poco de pan rallado para dejarla compacta, unida pero jugosa. Nunca debe terminar sequía, sino en vez de pelotas de carne tendrás piedras.
  • Para que las albóndigas queden más suaves y jugosas agrega una cucharada de grasa de oliva inexplorado extra a la mezcla de la carne. Cuándo prepares las albóndigas no debes amontonarlas unas sobre las otras, cada una tendrá su espacio. En caso contrario, se te acabarán pegando unas con las otras y perderán su forma y su encanto.
  • Una forma de que no se te pegue la carne a las manos es mojártelas para que queden húmedas (no tienen que estar chorreando, solo húmedas).
  • En esta prescripción de albóndigas a la jardinera se pueden sustituir los guisantes por un paquete de menestra congelada.
  • A la hora de condimentar la carne, podéis añadir ajo en polvo, sal y perejil. Incluso vuestras especias preferidas, tomillo, salvia, albahaca, orégano… lo que más os guste en casa.
  • Mucho cuidado cuando tostéis el azafrán porque en cuestión de segundo (dependiendo del calor de las paila) se combustión y queda para la basura. Si os pasa mejor tirarlo y si no os queda más azafrán podéis usar un poco de colorante.
  • Al igual que hago con las croquetas, siempre preparo albóndigas de más. Mucha cantidad para luego poder congelar. Así cualquier otro día que esté necesitado de tiempo tengo un túper de primera preparado de comida y me despreocupo.
Leer  Cómo saber si le gustas a ese chico, en 12 señales

Tu es en train de regarder: Receta de albóndigas en salsa

Sitio web:https://hollywoodridesabike.com
Categoría: cómo

Leave a Reply